Colombia.-Duque ve el narcotráfico como una “amenaza” y pide compartir responsabilidades con las “naciones consumidoras”

Se muestra escéptico frente a la situación en Venezuela y expresa su preocupación por Nicaragua

Rechaza una amnistía en Colombia y alaba los avances de su Gobierno en materia de seguridad

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El presidente colombiano, Iván Duque, ha recordado este viernes que mientras haya narcotráfico en Colombia el país tendrá que hacer frente a una “amenaza”, por lo que ha hecho hincapié en que la lucha contra este tipo de delitos pasa por compartir “responsabilidades” con las “naciones más consumidoras” de drogas.

“Tenemos que tener la certeza de que tendremos contundencia a la hora de enfrentarnos a estos criminales. Las disidencia de las FARC han sido asesinas de muchos líderes sociales y por eso denunciamos esos grupos y nos enfrentamos a ellos”, ha matizado al hacer un repaso de la situación actual de la violencia en el país.

Duque ha matizado durante un evento organizado por Casa de América que su Gobierno se encuentra “fuertemente comprometido” a la hora de hacer frente al crimen organizado y las bandas criminales que operan en el país. Según las cifras del Gobierno, en tres años han sido “neutralizados” más de 160 “cabecillas” de este tipo de organizaciones.

El presidente ha destacado que durante su Gobierno se ha podido observar una de las tasas de homicidios más baja de los últimos 35 años: “Cuando miramos delitos tan graves como el delito del secuestro, que durante muchos años era uno que se presentaba en grandes cantidades, hoy tenemos el mínimo histórico”.

“Vemos las mayores incautaciones de droga, el mayor desmantelamiento de laboratorios, erradicamos más de 130.000 hectáreas de coca… Hay un avance en materia de seguridad pero hay grupos armados que existen y a los que nos enfrentamos con verticalidad. Ellos han atentado contra líderes sociales y personas en proceso de reincorporación porque quieren acallar las voces que tratan de dejar la criminalidad de lado”, ha dicho.

Sobre el asesinato de líderes medioambientales, Duque ha señalado la importancia de “decantar” esta información para aclarar qué asesinatos se han producido realmente “por esta causa”. En este sentido, ha indicado que el informe realizado por Global Witness y que sitúa Colombia como el país más peligroso para los ecologistas, “nos duele a todos”.

No obstante, ha aseverado que es la Fiscalía la encargada de “esclarecer este tipo de crímenes”, si bien “hay que tener claro que cuando asesinan a un líder social (…) lo importante es verificar la causa, lo que detonó su muerte”.

Así ha recordado el caso de Juana Perea, ecologista y defensora la selva y la reserva marina de Colombia. “Quien la mató fue un grupo narcotraficante que decidió hacerlo porque ella se mostraba firme contra este tipo de actividades”, ha dicho antes de insistir en que la Fiscalía lo esclareció y “los autores materiales están en la cárcel”.

Además, ha recalcado que las autoridades están reformando la Policía para dar un papel más importante a las protección de los Derechos Humanos entre las propias fuerzas de seguridad, que ahora cuentan con uniformes que facilitan su identificación (presentan un código QR).

EL GOBIERNO Y LOS ACUERDOS DE PAZ

Sobre los acuerdo de paz, Duque se ha limitado a trasladar las conclusiones halladas por la Defensoría del Pueblo tras la realización de un informe sobre la implementación de los acuerdos.

“A mi modo de ver, esto lo resume todo: en los 36 meses de este Gobierno se ha hecho más por la implementación que en los primeros 20 meses tras la firma de los acuerdos. Se ha avanzado mucho pero es un proceso para implementarse en 15 años, por lo que son muy grandes los retos”, ha sostenido el mandatario, que considera que Colombia es un país con “estabilidad política”.

En lo que concierte al Ejército de Liberación Nacional (ELN), el mandatario colombiano lo ha descrito como un “grupo terrorista, sanguinario”. “Cuando inició nuestro Gobierno dio 90 días para analizar el proceso con el Gobierno anterior. Durante las conversaciones entre ellos se produjeron más de 400 actos terroristas, más de 10 personas fueron secuestradas y se asesinaron más de 100 colombianos”, ha afirmado.

“Eso no puede ser paz de ninguna naturaleza y por eso las condiciones que hemos puesto es que si hay voluntad de paz verdadera tiene que expresarse con la liberación de todos los secuestrados y el fin de los actos criminales”, ha detallado Duque, que considera que si esto no se da, “aproximar una conversación mientras se cometen esos crímenes sería legitimarlos”.

Asimismo, ha descartado una amnistía, especialmente contra aquellos acusados de cometer crímenes de lesa humanidad. En el caso de los miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que fueron extraditados a Estados Unidos durante el Gobierno del expresidente Álvaro Uribe, ha defendido que estos cumplan sus condenas una vez regresen a Colombia.

“Una ausencia de pena es inviable ante el Derecho Internacional y ante los compromisos que adquirió Colombia en el proceso de paz”, ha insistido el jefe de Estado colombiano, que ha subrayado que Uribe “devolvió la esperanza a Colombia después de momentos muy difíciles”.

EXILIO VENEZOLANO

Duque ha vuelto a poner la mirada sobre la crisis migratoria venezolana y ha incidido en que en el país hay actualmente cerca de 1,8 millones de venezolanos que se encontraban en “condición de invisibilidad” y que ahora podrán ver regularizada su situación.

“Ahora hemos materializado un estatus de protección temporal. Vamos a entregar 1 millón de tarjetas de este estatuto de protección temporal y 800.000 en el primer trimestre de 2022”, ha explicado. “Este estatus es el gesto de paz frente (…) pero también hay un llamamiento a la comunidad internacional para aportar”, ha lamentado antes de criticar que muchos países “han prometido ayuda pero no han desembolsado”.

Por otra parte, se ha mostrado escéptico ante la situación política en Venezuela, aunque ha dicho valorar el “esfuerzo de la oposición de sentarse con la dictadura” dado que esto implica una aceptación de que la “diplomacia la ha llevado a ello”. Sin embargo, la situación “solo se puede resolver de una forma”, ha advertido, “con unas elecciones presidenciales transparentes, seguras y con una detallada supervisión internacional que permita el reverdecer de la democracia y el fin de la dictadura en Venezuela”.

Sobre la posibilidad de que se produzca un acercamiento con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha descartado un cambio de postura del Gobierno. “Colombia tomó la decisión de no reconocer a Maduro como presidente de Venezuela y, cuando llegué a la Presidencia, decidí mantener esa política de Estado”, ha reconocido.

Llegados a este punto, Duque ha hecho una comparación con Nicaragua y ha expresado su “preocupación” por lo que ve como una “dictocracia que va minando cada vez más las libertades y amenaza el orden institucional” del país. “Me preocupa el encarcelamiento de opositores y la persecución a Sergio Ramírez, por ejemplo, y ya veo que Estados Unidos ha dicho que no reconocerá los resultados de las próximas elecciones. Creo que ningún país que haya firmado la Carta Democrática Interamericana puede reconocerlos”, ha zanjado.

Fuente Infobae

Exit mobile version